Miércoles, 14 Mayo 2014 21:26

Turismo Activo

Una interrelación directa es lo que existe en el turismo de aventura con el turismo activo, en efecto no se puede dividir estas dos actividades que son muy similares entre sí pero no necesariamente son las mismas, el turismo activo involucra una participación directa y como su nombre lo dice activa en la actividad turística programada pero no necesariamente vinculada a la actividad turística de aventura.

La actividad turística de aventura tiene como principal actor al cliente (turista) el jamás será un espectador sino personaje principal de nuestra actividad, a manera de complemento el turismo activo involucra directamente en la actividad de aventura pero es mucho más amplia, entiéndase de manera general en una característica de esta actividad que en cualquiera de sus fases incorpore a los turistas en actividades directas siendo ellos el centro no espectadores.

Ampliemos de manera académica y formal un poco más de estos razonamientos.

 

Turismo Activo
De manera general en las definiciones de turismo activo se encuentran aspectos muy ligados a la práctica del turismo de aventura, en términos generales involucra a una participación activa y directa del turista. Probablemente se puede considerar que el turismo de aventura puede tener la categoría de ser la representación más genuina de la concepción de turismo activo, sin embargo este puede implicar una gran variedad de actividades y tipologías del turismo que no impliquen necesariamente la noción del riesgo aparente o real y su búsqueda deliberada por los participantes.
José Manuel Aspas (2001) en su libro denominado “Deportes de Aventura”, realizo una definición conceptual que en la parte pertinente determina que “Es activo (en referencia al turismo) porque es fundamental la participación directa del protagonista, y no la mera contemplación de espectáculos deportivos”.


Existen otras definiciones institucionales que abarcan en cierta medida la concepción del turismo activo, así en el Decreto 77/2005 de fecha 28 de junio de Castilla – La Mancha el mismo que indica “se considerarán actividades de turismo activo, aquellas turístico – deportivas y de ocio que se practiquen sirviéndose básicamente de los recursos que ofrece la propia naturaleza en el medio en que se desarrollan…”
Otra definición institucional define al ámbito del turismo activo de la siguiente manera: “se consideraran actividades propias del turismo activo las relacionadas con las actividades deportivas que se practican sirviéndose prácticamente de los recursos que ofrece la naturaleza en el medio en que se desarrollen, a las cuales es inherente el factor de riesgo o cierto grado de esfuerzo físico o destreza.”


En términos generales el turismo activo tiene como esencia la participación dinámica, directa e intensa de los turistas en la ejecución práctica del turismo. La denominación de turismo activo es todavía desconocida en el ámbito del Ecuador, sin embargo es conocida de manera común en España y en los países anglosajones, en estos se lo conoce como activity holiday.


El turismo activo centra su filosofía en el cambio de escenario de los turistas convirtiéndolos de sujetos pasivos en unos casos a sujetos activos. El papel del turista en la actividad es sumamente importante ya que siente de manera personal e intensa la actividad turística convirtiéndose inclusive en una experiencia de vida única.


Una de las características especiales de la denominación de turismo activo es su relación intrínseca con el medio ambiente natural y cultural del destino o zona turística, esta misma relación obliga a incorporar el principio de sostenibilidad turística en todas sus actuaciones debido a su influencia e impacto en zonas geográficas rurales y la vinculación con las comunidades sean beneficiarias directas o indirectas de la actividad turística.


Una de las definiciones que abarcan una totalidad de concepto de turismo activo es la siguiente: “modalidad turistica, de organizar nuestras vacaciones, donde existe un claro protagonismo de las actividades físicas o deportivas, con un carácter lúdico – recreativo, que se practican y desarrollan en un ambiente de amistad, compañerismo, cooperación, utilizando normalmente los recursos de la naturaleza, en situaciones ambientales muy diversas: tierra, agua, aire, hielo; con frecuencia aparece el factor de cierto esfuerzo (Junta de Andalucía, Decreto 20, 29 de Enero 2002, Turismo en el medio rural y turismo activo, Art. 4) físico, la emoción, el riesgo, espíritu de aventura, superando ciertos retos. Muchas de sus actividades requieren de ciertas destrezas y habilidades físico – deportivas por parte de sus practicantes.”


Esta última definición engloba de manera conceptual una amplia concepción del turismo activo, la misma que abarca todas aquellas cualidades que son características de esta tipología de turismo.

Publicado en Turismo de aventura

Estimad@s amig@s del Turismo de Aventura en su consideracion este Blog como un aporte a nuestra actividad, es necesario abrir un espacio al conocimiento técnico y académico de esta modalidad de turismo.

Quiero dejar constancia de mi agradecimiento a mi compañero, amigo y socio de la empresa Msc. Juan Manuel Mantilla y de igual manera un saludo especial a nuestro maestro y tutor PHD. Antonio González Molina, Decano de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria - España quien es uno de los más reconocidos expertos de Turismo de Aventura en el mundo, cuyo aporte académico ha trascendido en la inspiración de investigar y aportar a esta actividad todavía novicia dentro del campo de la Universalidad del Conocimiento.

Finalmente es pertinente indicar que este Blog ha sido concebido para darnos una oportunidad a todos y todas de aportar experiencial, técnica y científicamente en el Turismo Activo y de Aventura.

 

Turismo de Aventura
A continuación se ofrece algunas definiciones conceptuales:

"la búsqueda deliberada del riesgo y la incertidumbre del resultado generalmente denominado aventura" (Ewert, 1989). Esta definición de Ewert permite en primera instancia avizorar una característica esencial en la definición conceptual del turismo de aventura, la cual es la intención del participante es el riesgo como punto focal de atención en la operación turística de aventura.


“Actividades auto emprendidas interactuando con el medio ambiente natural, que contengan elementos de peligro aparentes o reales, en las que el resultado, aunque incierto, puede estar influenciado por el participante y la circunstancia.” (Ewert, 1989: 14)
Ewert, como estudioso del turismo de aventura fue una de las primeras personas que definió a esta actividad considerando un aspecto que se considera relevante el cual es la búsqueda por parte del turista de una experiencia llamada aventura en la que existe un elemento que es el peligro considerado de manera real o aparente, este denominador común es a criterio de algunos especialistas el atractivo básico de esta tipología de turismo.

Otras definiciones importantes a considerar:
“Un amplio espectro de actividades turísticas al aire libre, que se comercializan por lo general y que suponen una interacción con el ambiente natural lejos del hogar del participante y que contiene elementos de riesgos donde el participante, el escenario y el manejo de la experiencia del participante influencian en el desenlace.” (Hall, 1989: 141-158)

En la definición anteriormente planteada por Hall, se puede considerar al riesgo como un elemento fundamental de actividad del turismo de aventura,

un aporte adicionalmente significativo es el hecho de que la experiencia del participante así como el escenario influyen en un desenlace.
“La suma de los fenómenos y de las relaciones que surgen de las interacciones de las actividades turísticas de aventura con el medio ambiente natural lejos del área de residencia habitual del participante y que contiene elementos de riesgos en el que el resultado o desenlace está influenciado por la participación, escenario y organizador de la experiencia del turista.” (Sung, 1996)

En la definición de Sung y Hall se argumenta adicionalmente un aspecto del escenario del turismo de aventura que es el ambiente natural, de igual manera se conceptúa a la actividad (considérese deportiva) como aspecto preponderante de la dinámica entre la relación del turista y este modalidad de turismo.

De la investigación realizada en el desarrollo de esta tesina se pudo encontrar que unos de los países que ha avanzado en los aspectos legales que normen la actividad turistica es Chile, a manera de ejemplo observaremos dos normativas legales en las que se conceptualiza el turismo de aventura, una del Municipio de Pucon36 a través de una ordenanza municipal: “Articulo No. 1: Definicion: El Turismo de Aventura es una actividad turistica recreacional en la que se utiliza el entorno o medio natural como recurso para provocar en los turistas determinadas emociones y sensaciones de descubrimiento y exploración al practicar actividades deportivas de riesgo controlado.”

De igual manera en Chile a nivel del Gobierno Nacional, existe una normativa técnica que entre otras cosas define al turismo de aventura: “3.1.12 turismo aventura: turismo en que se realizan actividades específicas que utilizan el entorno o medio natural como soporte físico y recurso para producir en los turistas determinadas emociones y sensaciones de descubrimiento y de exploración y que implican cierto empeño, actividad física y riesgo controlado.”


Se puede considerar como muy importante el aporte institucional de Chile al turismo de aventura, por el grado de detalle de la normativa técnica que permite desarrollar una actividad sumamente especializada con parámetros claramente establecidos.


En la legislación ecuatoriana se define someramente por el tipo de actividad al turismo de aventura:
“Turismo de Aventura.- Es la modalidad en la que el contacto con la naturaleza requiere de grandes esfuerzos y altos riesgos, tales como rafting, kayak, regatas en ríos, surf, deportes de vela, rapel, cabalgatas, ciclismo de montaña, espeleología deportiva, montañismo, buceo deportivo, senderismo, caminatas, etc.”


Cabe decir que en la legislación ecuatoriana existe muy pocas referencias respecto al turismo de aventura, lo cual no dista mucho de las realidades de otros países, la anterior definición corresponde a una regulación específica para el turismo en áreas protegidas la cual no recoge las particularidades respecto al perfil del turista que lo practica y se limita exclusivamente a ciertas especialidades, dejando de lado una apreciación técnica que diferencia la operación del turismo de aventura que obviamente es sumamente especializada respecto a la guianza, y la del cliente que en la mayoría de ocasiones no necesita de experiencia alguna y de aptitudes físicas excepcionales más allá de las normales, es decir, no toma en cuenta el aspecto humano y sociológico de la actividad.
Norma Chilena Oficial, (2005), NCh2950.Of2005, 
Ministerio de Turismo, Reglamento Especial de Turismo en Áreas Protegidas – Registro Oficial No. 656, 5 de septiembre de 2003.

 

Publicado en Turismo de aventura

Ricardo está:

facebookyoutubetwitter

Inst-300-x-600-px